La historia del casino y de los juegos que allí se juegan se remontan a hace un par de siglos. Ha pasado de ser una práctica permitida exclusivamente para la realeza, a ser parte de los grandes clubes y tabernas que adoptaron las cartas (especialmente el póker, los dados y apuestas como una forma de entretenimiento); hasta terminar siendo parte de las sociedades modernas que crearon un auténtico emporio con los juegos de azar.

Todo este proceso, por supuesto, ha provocado cambios en las reglas y metodología del juego; pero siempre mantiene su esencia característica. Sin embargo, es cierto que con el avance tecnológico y electrónico, no existen otras alternativas de juego (como las máquinas tragamonedas o los sitios de apuestas en línea); las alternativas tradicionales de casino siempre estarán relacionadas con juegos de cartas, dados y la ruleta en cualquiera de sus presentaciones.

Ahora, al tener tantas opciones, el considerar si un juego es mejor o peor que otro se vuelve una tarea difícil. En el aspecto práctico, esto es una decisión completamente subjetiva; pero aplicando la lógica, hay algunos juegos que son mejores que otros, sea por la experiencia, la ganancia, o el conocimiento que cada uno deja.

Lo que no se puede negar, es que la diversión que aportan los casinos (como Ruby Fortune) es, todavía, su cualidad más evidente, y por lo tanto, cualquier juego de mesa elegido por los jugadores causará un estado de placer y comodidad en cada uno de ellos.

En este sentido, y para al fin abordar los juegos de mesa más adecuados para jugar, el procedimiento de cada uno será explicado junto con las razones por las cuales se les debe o no dar una oportunidad.

Póker de tres cartas

El juego favorito y famoso por excelencia en todos los casinos que están repartidos por el mundo. El póker ha mantenido su auge y popularidad por el entretenimiento y las ganancias económicas que ofrece. Tanto así que, gracias a su popularidad, ha logrado crear torneos mundiales a propósito, reuniendo a los jugadores más habilidosos y audaces de cada región.

Entrando en el tema, en la práctica del póker de tres cartas, cada jugador recibe tres cartas luego de haber hecho su apuesta. Con su mano, tendrá la oportunidad de influir en su triunfo o en su derrota.

En este tipo de póker, a diferencia del Texas Hold’em, es típico que el jugador se retire si no ve ninguna oportunidad de ganar. Así, cuando se revelan las manos, las ganancias se reparten entre el crupier y el jugador.

Este juego es propio de casinos y es el favorito de la mayoría de las personas. Sin embargo, algunos prefieren ignorarlo; especialmente si buscan algo que funcione más por azar que por lógica, lo que se representa con la siguiente opción.

Ruleta

Esta es una opción muy popular en los casinos pues requiere de muy poca lógica y es al azar. Como el póker, hay varios modelos de juego. Sin embargo, la mayoría de las personas siempre preferirán el eterno modelo europeo. En los Estados Unidos, como en el resto del mundo, los novatos del azar siempre se decidirán por la ruleta como su primera opción.

En cuanto a su metodología de juego, no es para nada complicado. El jugador gira la ruleta y apuesta si caerá en el espacio blanco o rojo, o si se alcanzará un número par o impar. De la misma manera puedes decidir si girar la ruleta hasta que la bola aterrice sobre el área seleccionada.

Como se mencionó anteriormente, en este juego el azar lo es todo; y solo puedes tener algo de ventaja basándote en las probabilidades. Sin embargo, es la opción ideal para aquellos que quieran pasarla bien sin tener que preocuparse mucho por la lógica o la estrategia.

Baccarat

De nuevo con las cartas, esta es otra opción nada despreciable de los casinos; y, de hecho, es la que recibe las apuestas más jugosas. En general asusta a los principiantes de los juegos de azar, sin embargo, su práctica es muy simple para aquellos que no tienen experiencia.

En baccarat, la mano que esté más cerca del nueve al añadir su carta gana; siendo un trío el que se reparte. Cuando se muestran las cartas, el que muestre un movimiento de nueve o menos tendrá cinco puntos, mientras que los que superen ese número restarán diez.

En este juego de mesa hay muy pocas dificultades; de hecho, se ha vuelto tan popular que en los casinos hay salas dedicadas por completo para este juego, lo cual habla muy bien del mismo. Sin embargo, su simplicidad es un motivo de aburrimiento para algunos jugadores de cartas que en definitiva prefieren el póker.

Dados

Sin lugar a dudas, los dados son otra opción de azar que se juega sobre la mesa y que son extremadamente populares. El cubo de seis lados que tanto entretiene es, quizás, el cubo más autóctono que se ha conservado a lo largo del tiempo. Es uno de los juegos más antiguos, y tal como en la ruleta, la suerte determina el triunfo en este juego.

La logística de los dados no es tan simple como parece, pero en un nivel práctico, es uno de los juegos que brinda una buena cantidad de dinero. En tal sentido, uno de los jugadores arroja el dado, y si aterriza en siete o en once, gana. Si, por el contrario, cae en dos, tres, o doce, se pierde toda la ronda.

A pesar de su aparente facilidad, hay apuestas más complicadas en el juego de dados. Sin embargo, para los principiantes, la apuesta más sencilla siempre será la más recomendada.